Breadcrumbs

Nanotecnología | Tecnología Nano

Los nanotubos de carbono plantean una alternativa flexible a las pantallas táctiles

La startup finlandesa Canatu ha desarrollado un sistema que permite aplicar nanotubos de carbono para implementar pantallas táctiles flexibles que pronto podríamos encontrar en nuestros smartphones y otros muchos dispositivos electrónicos.

Estos "nanobrotes", como los llaman sus creadores, consisten en tubos de átomos de carbono con esos apéndices en forma de brote que son los responsables de emitir electrones y mejorar las conexiones eléctricas.Normalmente las pantallas táctiles no se pueden usar en superficies planas, y hasta ahora los nanotubos de carbono no se comportaban bien en esas pantallas por las pobres conexiones eléctricas entre los nanotubos, algo que en Canatu dicen haber solucionado.

nanotubos2La empresa ya tiene 40 prototipos de productos en desarrollo y ya han construido su primer sistema de producción masiva de estos materiales. Con él pueden ofrecer cientos de miles pantallas táctiles -eso sí, no de tamaños demasiado grandes-, y el año que viene tienen el objetivo de instalar más máquinas de este tipo para poder proporcionar estos componentes para abastecer a fabricantes que necesiten millones de ellas para sus smartphones

Fuente: http://www.xataka.com/

 

 

 

Nanopartículas para tratar el cáncer sin efectos secundarios

La compañía biotecnológica Medcom Tech ha anunciado el desarrollo de una técnica para tratar tumores malignos mediante nanopartículas de silicio que permiten identificar y destruir selectivamente las células cancerígenas sin lesionar las células sanas. laboratorio-celulas-cancer

Según la compañía, que tiene su sede en Viladecans (Barcelona), hasta el momento los ensayos en animales de experimentación han dado buenos resultados, y ha avanzado que la fase preclínica del proyecto se espera completar en el año 2016, con un coste aproximado de 1,5 millones de euros.

La ventaja principal del método radica precisamente en su especificidad y no toxicidad, por lo que solamente se destruyen células cancerosas, lo que eliminará los efectos secundarios desfavorables que comportan la quimioterapia y la radioterapia que se utiliza ahora para tratar el cáncer.

Para desarrollar esta nueva técnica, Medcom Tech ha firmado un acuerdo de copropiedad y licencia de patente junto con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el Centre Tecnològic de la Química de Cataluña, Icrea, la Fundación Hospital de Madrid, la Philipps Universität Marburg, la Universidad de Vigo, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad Rovira i Virgili.

La empresa biotecnológica, junto con las entidades mencionadas, forma parte del equipo de investigación del estudio Silicon Nanoparticles as Trojan Horses for Cancer Immunotherapy.

Fuente: http://www.libertaddigital.com/

Un ordenador comercial con chips de nanotubos de carbono, próximo reto tecnológico

La conocida Ley de Moore de la electrónica data de 1975 y originalmente venía a decir que el número de componentes que se podría integrar en un chip se duplicaría cada año, y con ello la potencia de los ordenadores.

Pero esta ley no es una ciencia exacta: posteriormente se revisó su enunciado a "cada 18 meses" y se suele añadir también "por la mitad del coste". Durante más de 40 años ha venido cumpliéndose -de forma bastante aproximada- pero con el actual grado de miniaturización hay quien se pregunta si se podrá ir más allá.

Chips de nanotubos de carbono

La gran promesa llegó de la mano de los famosos "nanotubos de carbono": más pequeños, rápidos y eficientes energéticamente que sus equivalentes en silicio, esta tecnología permite a los ingenieros de los laboratorios y fabricantes de chips reducir el tamaño de los transistores a nanoescala.

Llevan investigándose más de una década, se fabrican desde hace años y en 2013 en la universidad de Stanford ya se montó un rudimentario ordenador con un chip de este tipo.ordenador-nanotubos-de-carbono

Sin embargo, de la teoría a la práctica suele haber un gran trecho, especialmente cuando se trata de que esa práctica sea además comercialmente viable, que es lo que cuenta.

Hoy en día los semiconductores pueden empaquetarse en los chips a unos tamaños ya difíciles de imaginar, siendo 22 nanómetros (una millonésima de milímetro) un tamaño común.

Comercialización de los chips

IBM, uno de los principales fabricantes en este campo, se muestra optimista respecto a poder reducir los transistores de 22 nanómetros actuales a 14 -que ya existen- e incluso 10 en los próximos años.

En su hoja de ruta, dentro de un par de planes de I+D a los que han anunciado destinarán 3.000 millones de dólares en los próximos cinco años, también están ya los transistores de 7 nanómetros como objetivo hacia 2020.

Para hacernos una idea de cuán ínfimo es el tamaño de un componente de 7 nanómetros basta compararlo con una de las hebras de ADN que hay en las células humanas, que tienen más o menos 2,5 nanómetros de diámetro.

Cada uno de esos transistores está compuesto de seis nanotubos de 1,4 nanómetros de ancho y 30 de largo, conectados entre sí: más estrechos que el propio ADN.

Entre los problemas a los que se enfrentará el desarrollo de esta tecnología están la fabricación a escala industrial para poder satisfacer la demanda, la adecuación de costes y lo mucho que se aproximan tan pequeños componentes al "tamaño físico más pequeño posible", apenas unos pocos átomos.

¿Y cuando se llegue a este límite? Seguro que científicos e ingenieros nos sorprenden con algo nuevo.

Fuente: http://www.rtve.es/

Desarrollan un innovador sensor de fuerza a partir de nanotubos de carbono

Un grupo de investigadores de Rusia, Bielorrusia y España ha desarrollado un sensor de fuerza microscópico basado en nanotubos de carbono.

El diseño se fundamenta en el uso de dos nanotubos, cuyos extremos abiertos se colocan uno frente al otro. Al aplicarles un voltaje, a través del circuito fluye una corriente de unos 10 nanoamperios.nanotubos-de-carbono copy

Las paredes de los nanotubos de carbono son conductores buenos, y por el espacio que queda entre los extremos de los nanotubos la corriente fluye gracias al Efecto Túnel, que es un fenómeno cuántico en el que los electrones atraviesan una barrera considerada insuperable en la mecánica clásica.

Esta corriente se denomina corriente de túnel y se utiliza ampliamente en diversos ámbitos. Un ejemplo es el microscopio de Efecto Túnel (o microscopio STM), en el que se escanea la superficie de una muestra usando una aguja muy fina con voltaje aplicado. La aguja pasa sobre la superficie, y la magnitud de la corriente que fluye a través de ella muestra la distancia hasta la muestra con tal exactitud que el microscopio STM puede detectar protuberancias de un átomo de altura.

El equipo integrado, entre otros, por Yury Lozovik, del Instituto de Física y Tecnología de Moscú en Rusia, Andrey Popov, del Instituto de Espectroscopia adscrito a la Academia Rusa de Ciencias, e Irina V. Lebedeva, de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en España, utilizó la relación entre la corriente de túnel y la distancia entre los extremos de los nanotubos para determinar la posición relativa de los nanotubos de carbono y así medir la magnitud de la fuerza externa ejercida sobre ellos.

Con el nuevo sensor es factible registrar fuerzas de unas pocas décimas de nanonewton.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Los nanotubos de carbono podrían ser la nueva 'gasolina'

Hace unos cuatro años investigadores del Laboratorio de Ingeniería Química de Michael Strano en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU) cubrieron un pequeño trozo de hilo hecho con nanotubos de carbono con TNT y encendieron uno de los extremos con un láser. Se encendió y ardió como un fusible, demostrando una nueva forma de generar electricidad que produce ingentes cantidades de energía.

En aquel momento nadie entendía cómo funcionaba y era tan ineficiente que era poco más que "una curiosidad de laboratorio", afirma Strano.

Ahora Strano ya sabe cuál es la física subyacente, lo que ha servido para que su equipo mejore las eficiencias muchísimo, multiplicándolas por 10.000, y para abrir un camino de mejoras continuas y rápidas. Algún día, los generadores que usen este fenómeno podrían servir para hacer electrónica portable que durase más, y coches eléctricos que sean igual de prácticos que los convencionales, tanto ampliando su autonomía como permitiendo una recarga rápida en minutos.

nanotubos-gasolinaLas eficiencias de los dispositivos creados hasta ahora en el laboratorio siguen siendo bajas en comparación con generadores convencionales. El último dispositivo de Strano tiene una eficiencia de un poco más del 0,1%, mientras que los generadores convencionales tienen una eficiencia del 25% al 60%

Pero Strano afirma que podrían ser útiles en algunas aplicaciones nicho, en las que se necesita un repentino estallido de energía. Y defiende que mejoras futuras en la eficiencia servirán para ampliar las posibles aplicaciones.

Los nuevos generadores aprovechan un fenómeno que Strano denomina onda de termoenergía. La forma convencional de generar energía quemando combustible usa el calor generado para hacer que gases en expansión muevan una turbina o un pistó

n. En el sistema de Strano, según el combustible se va quemando a lo largo de los nanotubos, la onda de combustión empuja a los electrones por delante de ella, creando una corriente eléctrica. Es una forma mucho más directa y eficaz de generar electricidad, puesto que no hacen falta ni turbinas ni generadores convencionales.

Dado que el nanogenerador funciona con combustibles líquidos (que almacenan muchísima más energía que las baterías), cabe la esperanza de que puedan permitir a los coches eléctricos llegar mucho más lejos de lo que llegan en la actualidad.

Es un montaje similar al del motor de combustión interna, en el que se alimenta una cámara de combustión con golpes de combustible en forma de aerosol para mover los pistones. Los circuitos de energía electrónica podrían obtener estos golpes de energía de varios generadores de nanotubos y controlarla, usándola para mover el motor eléctrico de un coche, por ejemplo. El depósito de combustible se podría rellenar como el de un coche convencional. Y como los nanotubos de carbono no se consumen en el proceso se pueden usar una y otra vez.

Hace poco Strano descubrió que si usaba láminas planas de nanomateriales en vez de nanotubos, por ejemplo grafeno con un espesor de un único átomo, mejoraba la eficiencia. Dar forma a las láminas para dirigir la energía de la onda de termoenergía también mejora el rendimiento.

Fuente: http://www.technologyreview.es/

Crean un nano-chip capaz de detectar el cáncer en etapas precoces

Un equipo internacional de investigadores dirigidos por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Castelldefels (Barcelona) ha desarrollado un nano-chip, equipado con nano-partículas de oro, capaz de diagnosticar un cáncer en etapas precoces, cuando la enfermedad afecta a pocas células.

El profesor Icrea en el ICFO Romain Quidant, coordinador del proyecto, ha explicado que se trata de una plataforma de "lab-on-a-chip" capaz de detectar marcadores de proteínas de cáncer en la sangre utilizando los últimos avances en plasmónica, microfluidos, nano-fabricación y química de superficies. El dispositivo tiene la capacidad de detectar concentraciones muy bajas de estas proteínas marcadoras de cáncer en la sangre, permitiendo el diagnóstico de la enfermedad en una etapa precoz, lo que facilita el diagnóstico y tratamiento.nanochip-efe-cancer

Según Quidant, el nano-dispositivo tiene un gran potencial como herramienta para tratamientos de futuros de cáncer, no sólo por su fiabilidad, sensibilidad y bajo coste, sino también por su fácil portabilidad, que permite llevarlo a lugares remotos con dificultades de acceso en hospitales y clínicas médicas. 

El científico ha destacado que actualmente la mayoría de los cánceres se detecta a nivel macroscópico, cuando el tumor está compuesto por millones de células de cáncer y la enfermedad está comenzando a avanzar hacia una fase más madura.

El nano-chip desarrollado por el ICFO permite detectar cuando afecta a unas pocas células localizables. "Sería como intentar apagar un incendio en casa cuando sólo son algunas pocas chispas versus un incendio que ha prendido y se está diseminando a paso ligero por diferentes habitaciones", han comparado los investigadores.

Aunque es extremadamente compacto (sólo unos pocos centímetros cuadrados), el dispositivo "lab-on-a-chip" alberga varios sensores distribuidos en una red de micro-canales de fluidos. Unas nano-partículas de oro implantadas en la superficie del chip se programan químicamente con un receptor de anticuerpo de tal manera que son capaces de atraer a los marcadores de proteínas que circulan en la sangre.

Cuando se inyecta una gota de sangre en el chip, la sangre circula a través de los micro-canales y si los marcadores de cáncer están presentes en la misma, al pasar por los micro-canales, estos se adhieren a las nanopartículas, provocando cambios en lo que se conoce como la "resonancia plasmónica". El dispositivo analiza estos cambios proporcionando una evaluación directa del riesgo para el paciente de desarrollar un cáncer.

Según Quidant, "lo más fascinante del descubrimiento que hemos hecho es que somos capaces de detectar concentraciones extremadamente bajas de esta proteína en cuestión de minutos, lo que hace de este dispositivo una herramienta de última generación, un instrumento ultra-sensible y poderoso que mejorará la detección temprana y el seguimiento del tratamiento de cáncer".

En 2009, el grupo de investigación del profesor Quidant, en colaboración con varios grupos de oncólogos, se unió al esfuerzo internacional dedicado a la detección ultrasensible de marcadores de proteínas situados en la superficie de células cancerígenas y en sangre periférica, que ha demostrado ser un claro indicador de la aparición del cáncer.

El proyecto, denominado Spedoc (Surface Plasmon Early Detection of Circulating Heat Shock Proteins and Tumor Cells), ha sido financiado por la Comisión Europea y la Fundación Cellex de Barcelona.

Fuente: http://ecodiario.eleconomista.es/

Nanotecnología, drones y computación cognitiva, llegan las tecnologías del futuro

“Las tecnologías revolucionarias son las que cambian nuestros hábitos sociales”, sostiene Juan Carlos Ramiro, director de Accesibilidad de CENTAC. Esta es una de las conclusiones que se escucharon en el debate sobre Tecnologías del Mañana organizado por el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad.

 Una de esas tecnologías del mañana será la computación cognitiva. El potencial que ofrecen estas tecnologías, como el sistema Watson de IBM, será “vital para personas con discapacidad, ancianos o niños”, según Ramiro.

Su aplicación en campos como la justicia, podría suponer “un gran avance para descongestionar los procesos, sobre todo la documentación previa”, según Borja Adsuara, consultor y profesor en la Escuela de Organización Industrial (EOI).

nanotecnologia-drones copyEn este campo, Tomás Castro, vicepresidente de la Confederación Española de Empresas de Tecnología de la Información, Comunicaciones y Electrónica, denunció la falta de interoperabilidad entre los distintos fabricantes de sensores que recogen la información de las ciudades inteligentes. Castro también habló en la reunión acerca de que la importancia de la nanotecnología, pero recalcó que las administraciones deben hacer un “esfuerzo” para reducir la burocracia.

 Con respecto a los dispositivos para llevar puestos, en el debate se analizó su potencial y su capacidad para igualar a las personas gracias a la incorporación de microchips en objetos cotidianos.

 Sergio García, director de Wise Security, considera, por su parte que otra de las tecnologías del mañana serán los drones, aunque “llevan utilizándose desde hace 20 años aplicados a defensa”, destacando el potencial de estos aviones no tripulados e inteligentes a la hora de “capturar datos en tiempo real”.

 Considerándose la escasa duración de las baterías como una “gran asignatura pendiente”. Borja Adsuara comentó como “la verdadera tecnología disruptiva será aquella que permita alargar la duración de las baterías de los dispositivos”. En relación a las baterías de los coches eléctricos, Enrique Díaz, de IBM Spain, apuesta por una “recarga inteligente que no sature la red” aunque lamenta que no exista a nivel mundial un “protocolo de homologación para recargas de vehículos eléctricos”.

Fuente: http://www.ciospain.es/

More Articles...

  1. Estudio con nanoparticulas de plata obtiene premio cinvestav-neolpharma
  2. El sector del frío industrial apuesta por la nanotecnología
  3. Describen una nueva molécula que mejora los dispositivos de memoria flash
  4. La nanotecnología, los drones o la computación cognitiva, el "futuro inmediato" para expertos del sector

Página 2 de 23

Sitio web optimizado para
Posicionamiento SEO en Google
por ArtecDifusion.com

Comentarios sobre tecnologianano.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración o más información pulse en Política de Cookies.

Acepto la política de cookies de esta web.

preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros